domingo, 27 de junio de 2010

LOS SEMBRADORES DEL MIEDO

Aunque parezca increíble una niña figura en la lista de sospechosos de terrorismo, elaborada por el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. Alyssa Thomas, de escasos 6 años, está en la nómina de personas que no pueden subirse a un avión por tener posibles o probados vínculos con terroristas.
El caso sería digno de la risa, sino reflejara lo patético de la sociedad estadounidense enferma de miedo.
Sus gobernantes son expertos en asustar a sus propios ciudadanos. Bush después del 11 de septiembre fue un maestro en la manipulación, elaborando mentiras tras mentiras sobre las armas secretas de los árabes furiosos que podían destruir al país. El único propósito era invadir Irak y apropiarse de su petróleo. Mal que mal estamos hablando de la nación que tiene la segunda mayor reserva petrolera del planeta.

También en Chile hay propagadores del miedo. Los que repiten cada semana que la delincuencia nos desborda. Que Santiago es cada vez más una ciudad insegura.
Simplemente no es así, pero decirlo una y otra vez genera esa sensación, favorece la sospecha del uno sobre el otro, destruye la confianza y la seguridad, fomenta la reja y el candado.
En los medios de comunicación, especialmente en la televisión, el miedo se vende muy bien. En Chile vivimos en una de las sociedades más seguras del continente, pero cada noche los noticieros nacionales nos quieren demostrar lo contrario.
Los periódicos, especialmente El Mercurio, no se quedan atrás en difundir cada cierto tiempo encuestas de oscuro origen y desconocida metodología, que hablan del miedo que tienen los chilenos de ser asaltados, robados, golpeados o violados.
Paz Ciudadana*, una organización que recuerda el "1984" de Orwell, donde el Ministerio de la Paz persigue la guerra, y el del Amor, el odio, se especializa también en asustarnos y fomentar la inseguridad y la desconfianza entre nosotros.
Sembrar el miedo, propagar el temor en una sociedad, ha sido siempre el modo más eficaz para mantener un estado de sumisión, que muchas veces se asemeja a la esclavitud. Si no, recordemos nuestro pasado cercano, cuando la dictadura, provocaba el terror para mantenerse en el poder.
28 de junio de 2010
*Fundación dirigida por el empresario Agustin Edwards, dueño de El Mercurio e importante conspirador en los 70 contra el gobierno de Salvador Allende

miércoles, 23 de junio de 2010

LAS BALLENAS RESPIRAN… PERO NO SE RELAJAN

La primera vez que me topé con una ballena fue en playa Trana, en Arauco, cerca de Punta Lavapié. Eran mis tiempos de socio activo del CODEFF*.
Se trataba nada menos que de una Eubalaena australis, vulgo ballena Franca, acompañada de su cría. Incluso la toqué. No voy a caer en la cursilería de decir que fue la experiencia más emocionante de mi vida. Más bien fue como hacerle cariño a una vaca. Es la sensación que me dejó.

Aprendí mucho de las ballenas en esos tiempo, gracias sobre todo a mi amigo Juan Carlos Cárdenas, estudioso de esos animalotes.

Con esos recuerdos en la cabeza, me alegro del fracaso, en la conferencia de la Comisión Ballenera Internacional, del siniestro plan impulsado por Japón, Islandia y Noruega de reabrir la caza comercial con una cuota de 1400 animales anuales por una década.

Es un pequeño triunfo, a pesar de que Japón, según denunció el periódico inglés Sunday Times, compró votos de delegados para levantar esta prohibición.

Desgraciadamente, la conferencia que tuvo lugar en Marruecos, en la que participan 88 países, no pudo ponerse de acuerdo en un punto esencial: la prohibición a las exportaciones de carne de ballena. Sin permiso de exportación el negocio no es rentable, sobre todo para Islandia, que vende gran parte de sus capturas al Japón, principal mercado comprador.

Las ballenas no pueden relajarse. Aunque no haya caza comercial, no pueden estar tranquilas. Japón, Noruega e Irlanda siguen con la autorización de seguir arponeando cada año 1.500 cetáceos con el subterfugio de que es para “fines científicos”.

23 de junio de 2010

*Comité Nacional pro Defensa de la Fauna y la Flora, organización chilena

miércoles, 16 de junio de 2010

“EL QUE ESTÉ LIBRE DE PECADOS QUE LANCE LA PRIMERA PIEDRA"

La solidaridad es una palabra que no existe entre las empresas petroleras. Todas hacen leña de la británica BP, responsable del mayor derrame de petróleo en la historia
En las sesiones indagatorias del Congreso de los Estados Unidos, para discutir la tragedia del Golfo de México, los ejecutivos de Exxon, Chevron, Shell, entre otras multinacionales, coincidieron en que la marea negra era evitable, si se hubiesen respetado las normativas que se estipulan.
O sea, ninguna le puso la fianza a la BP
Según la agencia Reuter, el más duro fue el jefe de la Exxon, Rex Tillerson, quién acusó que los procedimientos utilizados por BP estaban lejos de los estándares de seguridad para perforaciones en mar profundo.,
“El que esté libre de pecados que lance la primera piedra“, fue la frase de Jesús para impedir que los fariseos apedrearan a una mujer adúltera.
Ninguna de las grandes petroleras del mundo está libre de pecados como para andar apedreando a una compañera.
Todas han ocasionando grandes accidentes en el planeta. Y nada aseguran que no lo sigan haciendo en el futuro.
Superaría ampliamente estas líneas entregar el total de tropelías que cometen a diario. Sólo a modo de ejemplo:
La estadounidense Chevron es responsable de la contaminación en la Amazonía ecuatoriana, a través de la Texaco, empresa adquirida por ella. Hoy enfrenta un juicio por 27 mil millones de dólares, acusada de contaminar las tierras y los ríos, envenenar el ganado y afectar la salud de las personas a través de perforaciones irresponsable en la selva tropical.
Chevron se caracteriza además por invertir en proyectos petroleros arenosos, el más sucio de los petróleos. Su extracción significa cinco veces más emisiones de CO2, que un proyecto normal, favoreciendo con ello la intensidad del llamado efecto invernadero.
El currículo ambiental de Total, la firma francesa tampoco es muy agradable.
En 1999, el hundimiento del tanque Erika, frente a las costas bretonas, produjo una marea negra de más de 20 mil toneladas de petróleo. A causa de la contaminación murieron miles de aves y animales marinos.
A eso se suman innumerables acusaciones de corrupción, apoyo a la dictadura militar en Burma, unido a violaciones de los derechos humanos. Coimas en Irak, en el llamado proyecto Petróleo por Alimentos. Negocios sucios en países como Sudan, Irán y Libia
La Exxon Mobil, de los Estados Unidos, que hoy levanta un dedo acusador, también tiene tejado de vidrio. Basta recordar la peste negra que ocasionó la Exxon Valdez en 1989. La segunda catástrofe ambiental petrolera más grande en la historia.
No es sin embargo, su único accidente. El 2006 infiltró bencina en las napas de agua de la localidad estadounidense de Jacksonville, debiendo pagar una multa de 150 millones de dólares.
Y para no buscar tan lejos, en enero de este año, vaciaron 1, 7 millones de litros de petróleos en el río Sabine que pasa junto a la ciudad Port Arthur, al este de Houston
Por supuesto, que todos estos hechos no mejoran la reputación de la BP de Gran Bretaña, responsable de la actual catástrofe en el Golfo de México.
Después de dos meses aún no es capaz de de sellar el escape de petróleo
Al record de hoy, suma el que ya tenía: la mayor multa en la historia por falta de seguridad en sus operaciones, que hace cinco años en una explosión, costó la vida de 15 trabajadores y dejó heridos a más de 150 en una refinería de Texas.
Más grave aún, son sus responsabilidades en violaciones a los derechos humanos en Colombia, donde indígenas denuncian la expulsión violenta e ilegal de sus tierras y acusan a la empresa de haber cometido por lo menos nueve mil asesinatos.
16 de junio de 2010

miércoles, 9 de junio de 2010

A PREGUNTAS IMBECILES, RESPUESTAS DIGNAS

Me impresionó el relato que hace el escritor sueco Henning Mankell de su secuestro por soldados israelíes en aguas internacionales, durante su viaje en la flotilla rumbo a Gaza.
Ya prisionero y en tierra se le acerca un funcionario de gobierno para impedir que lo traten demasiado brusco. Mal que mal es un escritor bastante conocido en Israel. Le pregunta si necesita algo:
“La libertad, la mía y la de los demás”, responde Mankell con dignidad.
Eso me hizo recordar a Jacques Zylberberg, un profesor que enseñaba en la Universidad de Concepción.
Fue detenido en la isla Quiriquina* después del golpe militar, junto a muchos otros profesores y estudiantes. Un oficial de la marina, de esos que se pintaron la cara de negro el 11 de septiembre, al enterarse de que era belga, le hizo exactamente la misma pregunta.
“Sólo una cosa -respondió-, que le devuelvan inmediatamente el poder a los civiles”.
Zylberberg murió el pasado 28 de febrero a la edad de 70 años en Canadá.
Pidió que a su muerte no hubiera ningún rito religioso.
Pero seguro que a este profesor amigo, que se describía como un militante humanista, le habría gustado que le citaran a Paul Eluard, de quién muchas veces nos habló.
Y por el poder de una palabra
vuelvo a vivir
nací para conocerte
para cantarte
Libertad

9 de junio de 2010
*Isla que fue campo de presos políticos durante meses, después del golpe militar.

sábado, 5 de junio de 2010

NI TERMOMETROS NI SEMAFOROS

Usar el termómetro a cada rato, no baja la fiebre. Creo que fue José Joaquín Brunner, ex ministro de Educación, el que lo dijo refiriéndose a la prueba SIMCE*.

Una frase acertada. Nunca he entendido por qué esa prueba es censal y no muestral. Es decir, porque todos los años, todos los colegios deben darla. ¿No sería más sensato, escoger una buena muestra representativa y dejar al resto trabajar tranquilo sus planes de desarrollo?.

Ahora Lavín agrega al termómetro, un semáforo, que indica en que nivel se encuentran las escuelas del país.

Obvio que los padres y apoderados deben tener información de la calidad de los colegios que sus hijos visitan. Pero hacerlo de esa manera simplona no ayuda mucho.

Imaginemos una escuela vulnerable que hace dos años tenía 210 puntos SIMCE. Con un trabajo sostenido de toda la comunidad escolar, o sea, la dirección, los maestros, los niños y los padres y apoderados, sube hoy a 240 puntos.

Un gran avance. Pero igual va a ser estigmatizada con rojo en el semáforo SIMCE. El esfuerzo mancomunado del colegio se transformará en decepción, desánimo, apatía.

¿No sería más inteligente ofrecerles a los padres un informe que de cuenta de la evolución del colegio?. De sus avances o retrocesos en el tiempo. Del proceso.
Hoy miraba en un diario el mapa metropolitano de estos semáforos de colores. Verde el oriente, rojo y amarillo el poniente.
¿No refleja eso, una vez más, la segregación socio económica de nuestro país?
Lo que propone Lavín es una medida superficial.

Me gustaría que fuera al quid del problema. Por ejemplo, ¿como se van a lograr directivos educacionales de excelencia?. ¿Cómo obtener un buen uso de las subvenciones preferenciales?. ¿Cómo alcanzar una formación docente rigurosa en escuelas de educación de calidad?. ¿Cómo implementar la lecto escritura en el sistema básico?.

O sea, acciones de fondo con metas claras.

5 de junio de 2010
*Sistema de Medición de la Calidad de la Educación