viernes, 14 de diciembre de 2012

CHILE SE ATREVE A MIRAR EL SOL

(Planta termosolar de tipo cilindro parabólico)
Es todavía una mirada tímida, lejos aún de ser un despegue, pero varios anuncios en los últimos meses muestran que Chile está comenzando a tomar en serio el desarrollo de la energía solar termoeléctrica. (CSP*).
Hace unos días entró en la Segunda Región, la declaración de impacto ambiental de la que será la central de almacenamiento térmico más grande del mundo, con una capacidad instalada de 400 MW. Se trata de la Planta María Elena, ubicada 12 kilómetros al noreste de la estación Crucero en la provincia de Tocopilla, la que requerirá de una inversión aproximadamente de US$3.600 millones.
El proyecto es responsabilidad de Ibereólica e implica la construcción de cuatro plantas independientes, cada una con 100 MW de potencia. Las obras se iniciarán en abril del 2014 y se prolongarán por 27 meses, por lo que la central podría estar operativa a mediados del 2016.
La central será la más grande del mundo en su tipo. La tecnología permite reflejar los rayos del sol en unos aerostatos que direccionan la radiación hacia una torre central. Esta contiene un foco concentrador, el cual eleva la temperatura de sales en circulación a más de 400 grados celsius.
A la Planta María Elena se suma la construcción y operación de la Planta Termosolar Pedro de Valdivia, de 360 MW de potencia y ubicada también en la misma provincia de Tocopilla.  Este proyecto, por US$2.600 millones, va más adelantado ya que cuenta con la aprobación ambiental y contempla dos fases de 180 MW, cada una, las que se compondrá a su vez por 2 plantas independientes contiguas de 90 MW cada una.
Toda la energía generada será inyectada al Sistema Interconectado del Norte Grande (SING). Se contempla además la construcción de dos líneas de transmisión de 220 Kw de doble circuito, de una Subestación Eléctrica y de líneas de interconexión entrada-salida al SING..
Una planta termosolar es similar a una central térmica, pero en lugar de carbón o gas utiliza la energía solar. Mediante espejos los rayos solares se concentran en un receptor que alcanza temperaturas de hasta 1.000 ºC. El calor se usa para calentar un fluido y generar vapor, que mueve una turbina y produce la electricidad. Las primeras centrales sólo podían operar durante las horas de irradiación solar pero hoy es posible almacenar el calor para funcionar también de noche.
La energía solar termoeléctrica produce electricidad sin combustibles contaminantes, como petróleo diesel y carbón. No afectan por lo tanto la salud de las personas y contribuyen a la reducción de emisiones, como el CO2 que potencian el cambio climático.
Se comienza así a romper el paradigma de producción eléctrica chilena, basada en centrales de tipo convencional, como hidroeléctricas de gran tamaño y termoeléctrica a carbón, petróleo o gas. Hoy sólo un pequeño porcentaje de la demanda, menos del 5%, está cubierto por energías renovables no convencionales (ERNC).
La generación eléctrica a partir del aprovechamiento de un recurso renovable e inagotable como es la energía térmica proveniente del Sol, es una de las principales opciones que debe seguir el país. Las razones son múltiples e incuestionables:
- La radiación solar es el recurso renovable más abundante del país… y del planeta.
- Ambientalmente no produce emisiones atmosféricas.
-Las tecnologías termosolares se integran sin problemas con plantas térmicas convencionales de vapor o de ciclo combinado, nuevas o ya existentes, y con bajos costos adicionales.
La tecnología que se utilizará en la Planta Pedro de Valdivia está validada y demostrada. En California, Estados Unidos hay nueve plantas termosolares de tipo cilindro parabólico, que hasta hoy han suministrado más de 10 billones de kilovatio-horas, lo que demuestran su confiabilidad. Este tipo de plantas son las más prometedoras desde el punto de vista comercial. Usan espejos en forma de cilindros parabólicos por cuyo eje pasa una tubería donde se concentran los rayos del sol. La tubería contiene un fluido que se calienta y genera vapor que mueve una turbina
La energía termosolar es hasta 5 más eficiente que la energía solar fotovoltaica y como si fuera poco no necesita agua para su refrigeración.
Poner la mirada en el sol puede convertir a Chile en un país pionero en energía termosolar para producir electricidad a nivel industrial y para ello cuenta con la radiación solar directa mejor del mundo.
Por último, si se tiene en cuenta que la energía termosolar produce electricidad con total ausencia de procesos de combustión, y por lo tanto, sin emisiones a la atmósfera, se hace una inmensa contribución a combatir el cambio climático global. Sólo la “Planta Termosolar Pedro de Valdivia” evitará la emisión de unos 1.400 millones de kilos de dióxido de carbono al año, que es lo que emite una central térmica de carbón de similar potencia.
14 de diciembre de 2012
• Concentrating Solar Power (CSP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario