domingo, 9 de diciembre de 2012

LA CULPA NO ES DEL CHANCHO SINO DEL QUE LE DA EL AFRECHO

Chile es hoy  uno de los principales exportadores de carne de cerdo del planeta. Según estimaciones recientes el país ocupa el quinto  lugar y los principales destinos son, en el mismo orden, Japón, Corea del Sur y  la Unión Europea.
Las exportaciones a los mercados internacionales han crecido en casi un 2.000% en los últimos años, mientras el consumo anual a nivel nacional supera levemente los 25 kilos por persona, por sobre  la carne de vacuno y lejos de los  irrisorios 7 kilos de pescado. Un chileno tiene en la materia el mismo nivel de consumo que un estadounidense.
Este espectacular crecimiento está directamente relacionada con los nuevos métodos industriales de producción de carne de cerdo. Hoy, como en Agrosuper de Freirina, los cerdos se crian  en condiciones de mayor hacinamiento que nunca, en granjas factorías tecnificadas que permiten  tener  animales más grandes y  en menor tiempo
Chile sólo refleja con creces a tendencia dominante en los métodos de producción intensiva de cerdos en el mundo.
La planta de Freirina alberga a casi medio millón de animales y proyecta ser la más grande del mundo.
Hace menos de 20 años había en el país cientos de pequeñas granjas porcícolas, negocios familiares, que producían para el mercado local y regional. Hoy la inmensa mayoría ha desaparecidos, pero la producción  total de cerdos sigue creciendo cerca del 6% anual.
Los animales, sin embargo, "no lo pasan chancho". El hacinamiento genera condiciones óptimas para los agentes patógenos. En estas instalaciones  a los cerdos  les dan anabólicos que aumentan su crecimiento, también se les inyectan antibióticos masivamente. Los antibióticos, como la bacitracina, no se suministran porque los animales estén enfermos ni  tampoco para prevenir posibles enfermedades, sino porque promueven el crecimiento ya que  destruyen bacterias que normalmente lo retrasarían.
Es así como hoy  tenemos "super" cerdos,  más grandes y en menos tiempo. Antes el periodo de lactancia de un lechon duraba 60 días. Hoy sólo dura 21. Antes un cerdo estaba listo para el mercado en diez meses. Ahora lo está en cinco meses y medio.
La mayoría de los cerdos en estas plantas  no ven nunca la luz natural . Sus vidas transcurren en galpones de concreto de cemento completamente techados Los cerdos machos son castrados muy luego para mejorar el sabor de su carne. Normalmente  la castración se hace sin ninguna anestesia.
La desesperación de los habitantes de Freirina tiene que ver con los efectos ambientales que implican los purines de los cerdos. Un animal genera entre 10 a 20 litros de residuos por día, entre agua de lavado del piso de los galpones, orinas, excretas, restos de alimentos y materiales fibrosos que quedan en el suelo. Es decir, con los 500 mil cerdos de Freirina, se generan al día entre 5 y 10 millones de litros de purines.
El olor a mierda, que denuncia el alcalde de Freirina, Cesar Orellana  no es ninguna metáfora.
No quiero extenderme aquí sobre la contribución que hace la industria porcina al  calentamiento global, pero sólo mencionar que se encuentra entre las más grandes fuentes de contaminación en el mundo, hecho que está ampliamente documentado en numerosos artículos científicos.
En Chile  en los últimos 20 años se ha generado  el paso de un modelo tradicional sustentable de cría de cerdos a un  modelo de producción intensiva, lo que ha implicado no sólo el aumento poblacional de estos animales, sino sobre todo el creciente consumo de carne,  promovido por las grandes corporaciones productoras de la misma, como Agrosuper. Sería consuelo de tonto escribir que esto no sólo sucede en Chile sino que en todo el mundo. La verdad es que hoy la gente come  carne de cerdo como nunca en toda la historia de la humanidad, y no sólo de cerdo, sino carne en general.
Los que ganan son las corporaciones de la carne. En Chile el promedio de peso de un chancho al momento de faenarlo es de 50 kilos y el precio promedio  de venta hoy es entre  $3.800 y  $4.500, lo que lo hace asequible a todos los sectores.
Los estados financieros de Agrosuper indican que el año pasado, o sea el 2011 ganó 110 mil millones de peso, mientras que el año anterior, o sea 2010,   las utilidades habían sido de 88 mil millones de pesos. De un año a otro, aumentó un 20% sus utilidades.
Se cumple aquel refrán español que dice que no siempre los mejores son recompensados y que "Al cerdo mas ruin, la mejor bellota".
9 de diciembre de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario